La Cooperación Italiana fue fundada en los años cincuenta y comenzó a operar con una serie de asistencias implementadas en países vinculados históricamente a Italia. Posteriormente Italia inició una cooperación más sistemática con el objetivo de contribuir a los esfuerzos internacionales para aliviar la pobreza en el mundo y ayudar a los países en vía de desarrollo para fortalecer sus instituciones.

La Cooperación para el Desarrollo tiene por objeto garantizar el respeto de la dignidad humana y asegurar el crecimiento de todos los pueblos.  Recientemente nuevas emergencias humanitarias han dado a la cooperación un papel creciente en las decisiones de la política exterior italiana, en armonía con la asistencia para el mantenimiento de la paz y la gestión de los flujos migratorios.

La Cooperación Italiana en Centroamérica y el Caribe

La presencia italiana en América Latina es históricamente importante, pues es aquí donde se encuentran las comunidades italianas más numerosas, que mantienen fuertes lazos entre Italia y los Países de la región.

Esos lazos históricos, sociales, económicos y culturales se han reforzado durante los últimos 30 años a través de la cooperación al desarrollo. En particular, en Centroamérica y el Caribe la Cooperación Italiana es activa desde los años 80. Es la región con los niveles de desarrollo más bajos del continente, y a menudo se caracteriza por una fuerte conflictualidad política y desagregación social.

Por eso, la intervención de la Cooperación Italiana se concentra en apoyar actividades en diversos campos como la educación, la justicia, el desarrollo rural y económico, la prevención de riesgos de desastres naturales, las cuestiones de género y el empoderamiento de las mujeres, la cultura, la regeneración urbana.

Los países prioritarios de la región son Cuba y El Salvador, pero diferentes proyectos se implementan también en los otros Países, a nivel nacional y a nivel regional.

La Cooperación Italiana canaliza su apoyo tanto a través de donaciones a organismos internacionales y ONGs italianas, como de créditos de ayuda a los gobiernos.